PRÁCTICAMENTE MAGIA.

PRACTICAMENTE MAGIA

Hola queridxs,

Hace varios días llevo dándole vueltas en mi cabeza de chorlito a un tema, no se si os acordaréis de la peli en la que Nicole Kidman y Sandra Bullock, daban vida a dos brujas, no recuerdo cuál de ellas, creo que Sandra Bullock, juzgando por lo que veía a su alrededor, llega a la conclusión de que el amor romántico era una mierda, de que sólo traía desgracias a su familia, y para protegerse de éste decide escribir una especie de hechizo, que és más bien una lista de requisitos que rozan lo imposible y lo impensable; que debía de tener su príncipe azul, el amor de su vida, su media naranja, el roto para su descosido… En fin, estas cosas con las que todas soñamos antes de haber levantado un palmo del suelo.

Ella lo escribe para protegerse, es decir, empieza ahí a pedir por pedir, a lo loco, a sabiendas de que eso no existe, poniéndose un listón inalcanzable para no tener que preocuparse de que el príncipe aparezca y le joda la vida, o la idiotice y la vuelva una princesa, porque recordar que ella es bruja y tiene superpoderes, hace magia joder, no necesita un príncipe para nada! En resumen, que ella, muy pragmática, piensa, yo me invento algo que no existe, y si aparece ya si eso me enamoro. Bueno, en la peli, puñetera suerte, aparece el tío como un unicornio rosa, se enamora y a la pobre le toca luchar por amor, bla bla bla, el amor lo puede todo y esas cosas que vemos siempre en el cine, pero que luego en la vida real pierden mucha fuerza.

Pues yo llevo unos días que estoy que no estoy, que entre la hipertensión, el empoderamiento, las gafas del feminismo, que si la familia no está todo lo bien que quisieras, y que tu sola has asumido el papel de patriarca, (mientras te dejas la salud luchando contra el puto patriarcado) que si he conocido a un chico que me gusta, pero que si, y a veces que no, que no lo acabo de pillar, que si mi ex, que vuelve más veces que las malditas hombreras, y que yo me pienso siempre que son horteras, pero de vez en cuando me apetece ponérmelas, y voy y las compro, y me arrepiento, y otra vez las puñeteras gafas del feminismo. ShameShameShame! La lucha díaria entre ser consecuente o hacer lo que te pide el cuerpo, pero ojo, sin parecer muy puta, ni muy santa, no vaya a ser que te juzguen mal y se hagan una imagen de ti que no corresponde a quien eres, que si fulanito últimamente es muy amigo y dices que guay! Luego dices, no, seguro que te quiere empotrar! Malditas gafas moradas, confía Alma! Y confías y luego ves claramente que te quiere empotrar, y ShameShameShame otra vez! Y ten tacto, porque si no lo tienes… Pobrecito mío, como eres tan cruel, algo le dirías para que la criatura se viniese arriba, alguna señal le darías.

Y dices, joder! Basta, enserio, BASTA YA!

Las putas gafas moradas te han jodido la vida, y no hay vuelta atrás, ahora eres una mujer de 34 años deconstruída, hija de ese machismo que odias, aborreces y repudias, pero una puta yonki del amor romántico, porque tu las gafas moradas las llevas, pero a ver si tienes ovarios a ir a una primera cita con el chico que te gusta, por muy feminista que seas o te creas, sin depilar y con la cara lavada.

Total, que reviento, hoy he reventado porque he hecho combo, chico que me gusta, chico que no me gusta y ex, y viernes, y ovulando. Y me digo, voy a ser consecuente y a tergiversar ese hechizo del hombre perfecto, lo voy a ajustar a mi nueva visión en el mundo violeta y voy a hacer PRÁCTICAMENTE MAGIA.

TRES REGLAS:

Las relaciones en mi vida solamente pueden ser: (no sólo las relaciones románticas)

-Fáciles

-Reciprocas

-Transparentes.

Si de entrada no son estas tres cosas… Pasopalabra.

Fáciles porque estoy cansada de jugar al gato y al ratón, paso de que si tardan una hora en contestarme un wasap, tardar yo dos en devolver la respuesta. Si hay ganas, las hay, y no me voy a hacer la difícil para “hacerme valer”. Me gusta, lo quiero y lo demuestro.

Reciprocas porque si doy quiero recibir, y en cuanto sienta que doy mas de lo que recibo corto el grifo. No por nada, porque no me da la gana de luchar por amor, al menos no por un amor que sólo está en mi cabeza, porque si yo pongo de mi parte, pon tú de la tuya, y el que quiera que le persiga, que se ponga delante, paso de correr detrás de lo que no es alcanzable, ni yo soy un burro, ni tu una zanahoria,

Transparentes porque hacer suposiciones agota, tener que analizar cada acción y adaptarla y darle un sentido para que al final sea lo que quieres que sea… aparte de agotador es inútil, no pasa de mi porque esté confuso, igual es que hay otra, igual es que se siente abrumado, igual quiere ir despacio.; igual, igual, igual… Igual es que me estoy haciendo la picha un lío, igual es que si no lo veo claro es porque no es claro, y si no es claro desde el principio, no va a salir bien.

Y… PRÁCTICAMENTE MAGIA!

Pasas de ser una yonqui del amor románico, a solamente querer una relación sana, o al menos que empiece sana, que ya habrá tiempo de joderla. Y esto es sólo el comienzo, desde el punto de vista de “mujer, blanca, soltera; busca…”

Pero es que si de entrada no es así, no me hace especial ilusión saber como va a ser de salida.

Yo no quiero un tío guapísimo, con un ojo verde y otro azul, que sepa cocinar y dar masajes, ni que me abra las puertas o pague las cuentas. Quiero un hombre, uno con quien compartir y crecer, que no me pise, que no tenga que hacerme pequeña para sentirse grande, que no tenga que perderme para darse cuenta de que me ha encontrado, no quiero aguantar para que cambie por amor, ni dejarme los cuernos demostrando lo que valgo, ni ir con la lengua fuera detrás suya.

Quiero que sea prácticamente magia, y si no, pues sencillamente, no lo quiero.

Y releyendo para corregir las faltas de ortografía me doy cuenta, de que ni siquiera seré la loca de los gatos porque les tengo alergia, y entonces pienso: Ya que no me apetece jugar a esta mierda de juego que me han montado, y que no me mola un pelo. Ya que no soy ni puta, ni santa, ni princesa; ya que el amor romántico me chirría; Voy a luchar para que algún día, nadie al leerme, se identifique con mis dramitas de “mujer blanca soltera” y ya de paso, hacer del príncipe azul, el príncipe violeta, y que el amor de mi vida sea éste.

2 thoughts on “PRÁCTICAMENTE MAGIA.”

  1. Me despellejaría las manos aplaudiendo. Aunque no solo las mujeres tienen que aprender a simplificar sus relaciones. Los hombres, también sin gatos, debiéramos abandonar un juego tan frustante como ineficaz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *