POR QUÉ A MI TAMPOCO ME GUSTA YA EL BDSM

Hace unos días, en el nada humilde blog de mi querido y admirado Spirit, -Ya se que suena muy a peloteo, pero es que se que le gusta, y como su legado que soy tengo que estar a bien con él- leí una entrada que me hizo pensar. El post se titula “Por qué ya no me gusta el BDSM” -más abajo os dejo el enlace- El caso es que me hizo pensar en por qué ya no me gusta a mi.

Como habréis notado ya apenas escribo, y vale, en parte es porque soy muy vaga y me debo a Netflix y al alcohol, pero el motivo principal es que para mi, el sueño Bedesemero ha muerto, se ha esfumado, ya no me siento sumisa.

Para que os hagáis una idea de lo desencantada que estoy, hace dos o tres meses, me rompieron una pala con mi nombre en el culo, ¡y ni me hice fotos para el fetlife ni nada!(aunque la pala rota, la tengo guardada de recuerdo porque soy una romántica)

La verdad, hasta que no leí el post de mi predecesor, no me había preguntado a que se debía mi desgana por el BDSM, entre otras cosas porque tengo una vida de verdad, con mis cosillas de mortal, como beber, comer, follar, dormir, ver la tele y trabajar. -En ese orden-

El caso es que al leerle, me pregunté a mi misma… Alma, ¿por qué ya no te gusta el BDSM?

Y he aquí las razones:

  • Porque me he vuelto una sociópata de mierda y últimamente veo gente que está muy flipada, se ha venido muy arriba con el tema y se creen que son la ostia y más bien es que tienen una.
  • Porque estoy aburrida de ver fotos en blanco y negro con señores de corbata y tías en pelotas mirando fijamente que talla de pie usan, con frases a lo Paulo Coelho o Jorge Bucay, pero en versión sado.
  • Porque ahora parece que hay que estudiar para todo, seas amo o sumiso, y a juzgar por el personal docente y el plan de estudios, da la sensación de que el BDSM tampoco se ha escapado de los recortes en educación.
  • Porque me toca la figa que los sadosaurios me llamen Brat.
  • Porque la única entrega que me hace sentir plena ahora mismo es la de Telepizza o Amazon
  • Porque fetlife ahora me resulta tremendamente turbio y desconcertante y no lo entiendo.
  • Porque con tanto perrito, gatita, cerdito y hasta ponis, cuando voy a una fiesta fetish, si me paso con el jagger me lío, y creo estar en la granja-escuela.
  • Porque ya no me río con los debates sobre lo humano y lo divino del grupo TUTORIA BDSM de Facebook.
  • Porque van a sacar la 3ª peli de 50 sombras y al final se casan y tienen hijos -Toma spoiler, jodeos todos- y vamos a volver a entrar en el bucle de que la culpa de todo la tiene Christian Grey, y ya es hora de ir superando esto, joder!
  • Porque sin Él no tiene sentido, y con él, tampoco.
  • Porque hay marcas que aunque no se ven, no se borran.
  • Porque ahora soy MÏA, y de nadie más.

Que ya no me guste no quiere decir que no vaya a seguir opinando del tema, más que nada porque me gusta meter baza y me entretiene, así que no estéis tristes porque no me voy, creo que este año va a haber sumisa de mierda para rato, además, si Spirit sigue escribiendo en vez de chincharme por tweeter, puedo seguir plagiando descaradamente sus ideas, como es el caso ahora.

A ti, mi querido sumiso de mierda, gracias por animarme a escribir, no se si es esa tu intención, pero lo haces. 😉

Al resto, leedle, os va a encantar.

https://soyunamierdadesumiso.blogspot.com.es/2018/01/por-que-ya-no-me-gusta-el-bdsm.html

Besotes,

Alma.

4 thoughts on “POR QUÉ A MI TAMPOCO ME GUSTA YA EL BDSM”

  1. Esta claro, que tienes las cosas claras. Y más claro aún que el BDSM se ha llenado de imágenes claras pero muy poco clarificadoras… en blanco y negro con muchas corbatas y modelos arrodilladas. Yo me quedé en otra mansión o época. La de los amos que primero deben someter la mente de la sumisa con inteligencia. Para hacerla disfrutar, no para llenarla de estupideces y extraños flipes. Pero esa es otra historia.

    1. Una vez más, disculpas por tardar tanto en responder. Mi mente no quiere ser sometida, es sólamente mi cuerpo el que, cada vez con menos frecuencia, lo necesita. Lo rico y bonito de esto, es que cada cual tiene su visión particular, personalmente, en la mía predomina el color y la diversidad, los matices, y jamás hay verdades absolutas. Gracias por tus palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *